Código ético del psicólogo

Código-ético-del-psicólogo

El psicólogo, como un profesional que analiza la salud mental y la conducta del ser humano, debe tener como objetivo ayudar a las personas a enriquecer su calidad de vida y contribuir a que cuente con una salud mental estable.

Ahora bien, podría suceder el caso en el que un psicólogo no quiera cumplir con este principio de forma plena, y es allí donde es necesario el código de ética del psicólogo, el cual funciona como una guía que dirige la ética profesional para cualquier persona que ejerza la psicología.

En el caso de España su código de ética, fue desarrollado en mayo del año 1984 en la ciudad de Madrid, el cual surgió desde las ponencias del I congreso que pertenecía al colegio oficial de psicólogos.

En el mismo se determinó la importancia de reglamentar las prácticas, además de que se expuso el poder elaborar un trabajo en unión con todos los psicólogos del país, con el fin de desarrollar una guía que sirviese para evitar la mala práctica desde un punto de vista puramente ético.

En el presente artículo les vamos a mostrar un resumen de lo que son los criterios generales del código ético del psicólogo. Los cuales están expresados en los artículos del cinco al quince del código ético.

Principios generales del código ético

Para empezar el articulo 5 trata acerca del objetivo de la psicología. Este básicamente va enfocado hacia las metas sociales y humanas, como lo son la salud, tranquilidad de la persona, la mejora en la calidad de su vida, entre otras.

El artículo 6 se centra más en la franqueza del psicólogo. Una vez que el profesional tiene conocimiento de los verdaderos antecedentes, no debe alterarlos ni mucho menos dar una interpretación fraudulenta. El trabajo de un psicólogo debe mostrar honestidad, responsabilidad y transparencia.

El articulo número 7 menciona sobre evitar utilizar la psicología con fines negativos. Se encuentra rotundamente prohibido el usar los conocimientos obtenidos en esta ciencia para cohibir la libertar personal, o dar tratos incorrectos.

El artículo número 8 expone que un profesional de psicología debe manifestar, aunque sea a los cuerpos colegiales, cualquier conocimiento que tenga de alguna situación de transgresión de los derechos humanos. En este caso no se toma en cuenta el secreto profesional.

El artículo 9, menciona la importancia de respetar los principios religiosos y morales del cliente. Claro está, esto no quiere decir que no pueda haber un cuestionamiento de los mismos, en el caso de que así lo requiera al momento de la intervención del psicólogo.

El articulo número 10 impide al psicólogo efectuar algún tipo de discriminación, ya sea por la diferencia de raza, sexo, nacionalidad, credo, etc… mientras presta sus servicios.

En cuanto al artículo número 11 menciona que un psicólogo no debe sacar beneficios de su posición de poder ante un paciente; sin importar que sea para su beneficio personal o para el beneficio de un tercero. Al valerse de esa posición de poder, estaría apartándose del objetivo de la psicología.

El principio general del artículo número 12, expresa la importancia de que el psicólogo utilice mucha prudencia a la hora de elaborar su diagnóstico o informe. Por lo general, los trastornos mentales van acompañados de muchas etiquetas sociales. Por esa razón es muy importante el lenguaje que el profesional vaya a utilizar, con el fin de no ofender al paciente.

El articulo número 13 intenta impedir los desenlaces malos del paciente, o atribución incorrecta del cliente. Por ningún caso el psicólogo debe acaparar a los pacientes, sino que están en el deber de cumplir las normas expuestas para la derivación de los clientes.

En caso del artículo número 14, estipula que por ningún motivo el psicólogo debe prestar su firma profesional a un tercero. El único que tiene la potestad de firmar, en el ámbito de su servicio profesional, es el mismo psicólogo.

Por último, el articulo número 15 de los principios generales del código ético, expresa los intereses contrapuestos. En el caso de que se presenten este tipo de situaciones, el psicólogo debe mostrar la mayor imparcialidad posible.